Paseos que dejan huella

Un recorrido por el campo puede convertirse en toda una experiencia naturalista identificando huellas y rastros.La naturaleza esconde innumerables secretos y recovecos. Una excursión por el campo puede convertirse en toda una actividad detectivesca. La búsqueda y posterior identificación de las huellas y rastros de animales es una forma distinta de conocer el mundo natural y a sus habitantes.
Encontrar rastros de animales es muy sencillo, sólo hace falta interés y observación. En cuanto al material necesario, una buena guía, un metro, cuaderno y boli será suficiente. Aunque la identificación de huellas no es una ciencia exacta, sí que hay unas técnicas y pautas que diferencian a unas especies de otras. Nos sorprenderemos al descubrir la gran cantidad de rastros de jabalí, ciervo, corzo o conejo que encontramos en nuestro paseo.El mejor sustrato para observar huellas es la nieve, unos dos centímetros nos muestran hasta los movimientos de los animales más pequeños. Aunque si no disponemos de nieve, el barrillo que queda en pistas y caminostras un día de lluvia también puede resultar un fijador perfecto.El tamaño de la huella será un detalle importante fuera de las épocas de cría, primavera-verano, así como tener en cuenta el biotopo en el que se localice. Para conocer al autor de unas huellas en principio distinguiremos tres grandes grupos: mamíferos, aves y reptiles. Entre los mamíferos encontramos los grandes ungulados (ciervos, corzos, jabalí…) que dejan marcadas las pezuñas. Los carnívoros, que dejan huellas con varios dedos y una planta superior, y los roedores que muestran huellas pequeñas, con dedos largos y planta de unos milímetros.

Ver a los mamíferos en libertad seguro que nos puede resultar realmente difícil ya que al mínimo indicio de presencia humana huyen y se esconden. Que no les veamos no quiere decir que no estén. De hecho los intrusos en el medio natural somos nosotros. Con la búsqueda y análisis de sus huellas y rastros sentiremos que están más cerca de lo que creíamos y nos ayudará a conocerlos un poco mejor.

OTROS RASTROS

  • No sólo a través de las huellas podemos descubrir la presencia de determinados animales, también dejan otros indicios que se han pasado por allí. Los más comunes son las plumas de las aves, bien sea porque las muden o por ser los restos de un festín de carnívoros.
  • Un resto curioso son las egagrópilas, son unas bolitas de diferentes tamaños y texturas que algunas aves vomitan y que contienen huesecillos, pelo o quitina de insectos que, sobre todo las rapaces, no pueden digerir.
  • Los excrementos o deyecciones son un indicio a tener en cuenta y que nos dirá mucho de una determinada especie. También su ubicación, composición, forma y olor muestran las costumbres de su ‘dueño’.
  • Los restos de frutos secos o piñas roídas servirán como clave inequívoca de que por allí han estado merodeando pequeños roedores. Hay más, sólo hay que observar.

Cómo hacer moldes de huellas

Como buen naturalista, no está demás coleccionar aquellos elementos que nos han parecido interesantes. Así, cuando se hace una salida al campo para la observación de huellas se puede llevar escayola, unas tiras de cartulina de 3 centímetros de ancho, clips y una cantimplora con agua. Una vez que llegamos a la huella que queremos obtener, soplaremos sobre ella para quitar la suciedad que pueda tener. Una vez limpia, colocaremos la cartulina clavándola en el barro, alrededor de la huella y la cerraremos mediante el clip. Para hacer la escayola, vertemos el polvo en un bote y lo mezclamos con agua agitando bien para que mezcle. Cuando la escayola tenga la consistencia adecuada, se verterá sobre el molde, y en unos 15 minutos, la recortaremos del barro.

En casa, limpiaremos el molde bajo el grifo y, con un cepillo fino, podemos teñir la huella con témpera, así destacará mejor la impresión de la pisada. No olvidemos etiquetar la huella apuntando el lugar, fecha de recogida y otros datos de interés.

Guías para la identificación de huellas

 En nuestras salidas al campo para la búsqueda e identificación de huellas y rastros nos será de gran utilidad llevar con nosotros una guía de campo donde se detallen cada huella y su correspondiente dueño del mundo animal. En las librerías encontraremos una gran variedad de libros especializados en el tema de las huellas. Aquí sugerimos algunas de las más utilizadas.
  1. «Huellas y señales de los animales de Europa». Autores: Preben Bang y Preben Dahlström. Editorial Omega, S.A.
  2. «Huellas y rastros de los mamíferos ibéricos». Autor: Benjamín Sanz. Certeza.
  3. «Mamíferos de España». Autor: Juan Carlos Blanco. Editorial Geoplaneta.
  4. «Guía de campo de los mamíferos terrestres de España». Autor: José Luis Rodríguez. Editorial Omega, S.A.
  5. «Huellas y señales de las aves de España». Autores: Roy Brown, John Ferguson y Michael Lawrence. Editorial Omega, S.A.

Descargar el artículo completo «Paseos que dejan huella» [pdf 75 Kb]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.