Lisboa, entre fados y adoquines

Sin duda, Lisboa sorprende al viajero. Es una de esas ciudades con encanto que desprende una magia especial. Desde sus calles curiosamente adoquinadas, sus grises y decadentes casas señoriales hasta la belleza de barrios más humildes: Alfama, Barrio Alto, Belem… Lisboa atrapa. Otra de las peculiaridades que tiene es su gente, en esta ciudad se reúnen personas de diversas nacionalidades, razas y étnias y eso proporciona a la urbe vida, color, interculturalidad. Quizás sea por este mestizaje por lo que en Lisboa no faltan las citas culturales y las expresiones artísticas están allá donde mires. Aquí os dejo unas cuantas fotos de mi estancia en esta bella ciudad lusa donde la melancolía del fado se funde con la fuerza tribal de los rtimos del África negra para impregnar hasta el último rincón de sus empinadas callejuelas.

Si hacemos una escapada de cinco días o una semana podremos acercarnos a otros lugares interesantes que se encuentran en los alrededores, como Sintra y su precioso castillo da Pena, Cascais, Estoril…

Una web muy recomendable en la que podemos encontrar información tanto de Lisboa como de otros lugares de Portugal es www.portugalturismo.es

 

2 respuestas a «Lisboa, entre fados y adoquines»

  1. Que buena pinta tiene esta ciudad, la vi hace muuuuuuuchos años y tengo ganas de volver, gran relato y buenas fotos Vanessa, cuando vamos a escuchar fados?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.