De Numancia al Ebro

junio 12, 2012 en En ruta

senderismo en la vía romana en La RiojaDel Puerto de Piqueras a San Andrés discurre durante 6 kilómetros una bella etapa de la calzada romana del río Iregua

Hay indicios históricos sobre la existencia en época romana de una ruta entre la población de Varea (Vareia) -puerto fluvial en aquella época- y Numancia (Soria), cuyo trazado estaría motivado, en sus orígenes por intereses militares de dominación del territorio conquistado y, por motivos económicos al facilitar las relaciones comerciales entre los pueblos del Imperio, como paso de la abrupta sierra al fértil valle del Ebro. El Gobierno de La Rioja aprovechó hace unos años este camino o idea de trazado, ya que apenas quedan restos originales, para realizar un sendero de más de 50 kilómetros denominado ‘vía romana del Iregua’, y que va del Puerto de Piqueras a Viguera, o en sentido inverso ya que las señalizaciones han sido colocadas para guiar al senderista en ambas direcciones.


Nosotros hemos optado por iniciar el recorrido en el Puerto de Piqueras y de ahí descender hasta la aldea de San Andrés, asomada al embalse de Pajares. El recorrido es de unos 6 kilómetros, sin dificultad, sólo es aconsejable llevar calzado adecuado para la montaña. Lo ideal, para no tener que volver por el mismo sitio, es dejar un coche en el inicio y otro en el final. Este primer tramo de la calzada transcurre por Cebollera.

Nos situaremos entonces en la Nacional 111, en el punto kilómetro fronterizo entre La Rioja y Soria, ahí dejaremos el coche. Desde este lugar se puede contemplar una panorámica de estas montañas del Sistema Ibérico. Un panel indica el camino y encontraremos las primeras balizas de señalización de la vía romana que llevan marcas de pintura naranjas y verdes. Tomaremos el cortafuegos que desciende por el pinar y que ahora en primavera se muestra en su máximo esplendor.

Entre la arboleda y al final del descenso, en una vaguada, veremos un conjunto de edificios. Ya habremos llegado a uno de los primeros puntos culturales de gran interés del trayecto. Se trata de la Venta de Piqueras, propiedad de la Mancomunidad de las Trece Villas que incluye la venta, la ermita de la Luz y el Centro de la Trashumancia, éste, museo dedicado a la cultura de los trashumantes.

Aldea de San Andrés

Atravesaremos el río Piqueras por el puente y poco antes de llegar a la carretera nacional tomaremos una senda a la izquierda que va paralela al río por su margen derecha. Pasaremos por los barrancos de Amenamen y la Revillosa, caminaremos siguiendo las balizas por la ladera del monte hasta que de nuevo nos encontraremos con un puente y la carretera, que deberemos cruzar para llegar por la Calzada Real hasta la aldea de San Andrés de Cameros, integrada en el municipio de Lumbreras.

La aldea es tan sólo una parte de lo que fue ya que al construir el embalse desapareció el barrio de Abajo. Aún con todo, San Andrés se sitúa en un paraje de gran belleza y de donde no podemos irnos sin visitar su museo etnográfico que alberga piezas de la vida de los cameranos de antaño y un elemento sobresaliente, como es la estela funeraria romana, un bloque de laja de piedra de 150 centímetros de longitud con una inscripción y que data del siglo I de nuestra era.

Pero la vía romana no acaba aquí aún faltan por recorrer muchos kilómetros de calzada que y que compartiremos con los lectores de esta sección en las próximas semanas. Esto es tan solo el primer tramo. El siguiente recorrido, de algo más de 4 kilómetros de longitud, entre San Andrés de Cameros y Lumbreras donde los robles serán los protagonistas.

Acceso al artículo completo De Numancia al Ebro. larioja (pdf)